Ley anti-transfuguismo

Por: Iván Morales Carrera (@ivancarrera)

El transfuguismo es un tema que hemos tratado de forma bastante recurrente en éste blog, y recientemente la opinión pública y los medios se han volcado a criticar las prácticas recurrentes de los diputados de cambiar de partidos, las cuales se han acelerado especialmente en el último año, junto con denuncias de compra de diputados por algunos partidos, entre otras acusaciones.

La posición que yo he adoptado al respecto, es que el transfuguismo no es la causa de los problemas en el Congreso, si no que es un síntoma más de un sistema de partidos débiles que nunca ha logrado generar representatividad, sin capacidad de generar planteamientos de política coherentes y que progresivamente se deterioran.

A falta de una profunda reforma de la Ley Electoral y de Partidos Políticos, que aún se ve como lejana, una medida para limitar el transfuguismo puede ser un sustituto (aunque imperfecto) para solucionar algunos problemas en el funcionamiento del Congreso. En ese sentido me gustaría discutir una iniciativa de ley anti-transfuguismo presentada por la bancada del partido UNE.

Cuando se discuten posibles soluciones al transfuguismo, una propuesta bastante popular es la de simplemente prohibirlo por ley. Sin embargo ello no es una solución eficiente, ya que el transfuguismo en ocasiones puede ser una respuesta legítima al desacuerdo de un diputado con la línea de un partido. De igual manera, el partido podría expulsar a un diputado haciéndolo ver como un caso de transfuguismo y luego reemplazarlo por otra persona, vulnerando en gran medida la voluntad popular.

Personalmente, más que verlo como un tema moral, considero que aporta mucha más claridad enfocarse en el problema de transfuguismo como uno de costo-beneficio, es decir, el diputado evalúa cuáles serían los beneficios de cambiarse de partido (mayor oportunidad electoral, mayor identificación ideológica, acceso a mayores recursos para impulsar iniciativas, etc.) contra los costos de hacerlo (voto de castigo por parte del electorado, perder privilegios con los que se cuenta en el partido actual, etc.) y en base a ello toma la decisión de migrar o no. [1]

Por ello me gustó particularmente la propuesta presentada por la UNE, por que en lugar de adoptar un enfoque prohibicionista, lo que hace es elevar los costos de incurrir en transfuguismo. Es decir, bajo esta propuesta si un diputado decide cambiar de partido, perdería su capacidad de pertenecer a la Junta Directiva del Congreso, o de presidir alguna comisión. Como se sabe, pertenecer a éstas instancias conlleva una serie de privilegios y cuotas de poder, por lo que al limitarse ésta posibilidad, el costo de cambiar de partido se incrementa, lo cual haría pensar a los diputados dos veces su decisión.

De igual manera, la iniciativa prohibiría la conformación de bancadas independientes, con lo cual se limitaría el incentivo de los diputados a salirse de un partido en masa, para conformar uno nuevo y aprovechar su posición en el Congreso para ganar cuotas de poder y con ello posicionarse para la próxima campaña política (como lo han hecho el partido LIDER y el partido TODOS, por mencionar un par de casos recientes).

En resumen es una propuesta que me gusta bastante, por que no parte de la idea de prohibir, si no que apunta a cambiar la estructura de incentivos del transfuguismo, y aumentar los costos para los diputados que decidan incurrir en él.

Aún así, insisto que ésta sería únicamente una medida sustituta de una reforma profunda al sistema de partidos políticos, especialmente en temas de financiamiento y fortalecimiento del TSE que cada día se vuelven más urgentes y necesarios.

——–

[1] Éste enfoque del análisis del transfuguismo se articula de manera bastante clara y detallada en el trabajo del politólogo Javier Fortín.

Anuncios

El Congreso de Guatemala: un año después

Por: Iván Morales (@ivancarrera)

Gracias a los excelentes datos publicados por Plaza Pública, he construido esta fotografía del Congreso de Guatemala, comparando la distribución de bancadas al 14 de enero del 2012, con la conformación actual al 14 de enero del 2013. Justamente un año después.

Congreso 2012

Fuente: TSE (2011)
Fuente: TSE (2011)

…y la situación actual:

Congreso 2013

Fuente: Plaza Pública (2013)
Fuente: Plaza Pública (2013)

¿Que ha sucedido en el transcurso de un año?

En primer lugar, mucho, mucho transfuguismo. Utilizando datos del 2000 en adelante, éste primer año ha marcado una máxima histórica en la cantidad de movimientos dentro del Congreso, con 50 casos de cambio de partido.

Casos de transfuguismo
Casos de transfuguismo

El promedio de casos de transfuguismo para el período 2000-2009 fue de 26.5, sin embargo, la mayoría de casos suele ocurrir durante el primer y el último año de lesgislatura. Aún así, comparando el promedio específico para el primer año de cada legislatura con 34 casos, el número para el 2013 sigue siendo alto.

Ganadores y perdedores

Para este primer año de Congreso, los partidos “ganadores” fueron Todos y LIDER, quienes recibieron 17 y 22 diputados nuevos respectivamente. Los grandes “perdedores” fueron las bancadas de la UCN y la UNE, perdiendo 11 y 29 diputados respectivamente.

¿Cuál es la tendencia a futuro?

Contrario a la creencia de que el Congreso se está fragmentando, una simple comparación visual de la repartición de escaños del Congreso en el 2012 y el 2013 nos muestra una tendencia hacia cierta concentración de los partidos, con dos bancadas fuertes: PP y LIDER y una bancada mediana que jugará un rol clave: Todos.

Esta tendencia se confirma (al menos parcialmente) haciendo un análisis del número efectivo de partidos (una medida para determinar el número partidos que realmente son relevantes políticamente dentro de una legislatura), la cual pasó de 4.75 en el 2012 a 4.59 en el 2013.

Ello nos indica que si bien Todos es un partido bisagra clave, la GANA, UNE y CREO también pueden jugar un papel importante en lograr una mayoría para la aprobación de iniciativas de ley, y por lo tanto se encuentran en una posición importante para extraer concesiones a cambio de apoyo al partido oficial.

En todo caso, esperemos más reacomodo de diputados y nuevas alianzas entre partidos por venir.

Transfuguismo nuevamente

Por: Iván Morales (@ivancarrera)

Nuevamente, el transfuguismo parlamentario vuelve a ser noticia:

De los 158 diputados de la sexta legislatura del período 2008-2012, que concluye el próximo 14 de enero, 72 cambiaron de bancada, por lo que el transfuguismo alcanzó el 45%.

Este fenómeno ha sido recurrente a lo largo de nuestra historia democrática y se encuentra íntimamente relacionado a la baja esperanza de vida de los partidos políticos en Guatemala.

Lo que me llamó la atención fueron las opiniones de los “expertos” y “analistas” consultados por Siglo 21 en la nota. Todos ellos achacaron el problema a la falta de ideología y representatividad de los partidos y al oportunismo de los políticos, sin embargo considero que con ello no se llega al meollo del asunto.

¿Porqué ocurre el transfuguismo de forma tan repetida y a escala tan grande en Guatemala? Creo que esta pregunta no ha sido del todo respondida por parte de los cientistas sociales y hay aquí una tarea pendiente que nos permitirá contar con fundamentos para proponer reformas a nuestro sistema electoral.

Seguir leyendo

¿Por qué duran tan poco los partidos políticos en Guatemala?

Por: Iván Morales (@ivancarrera)

La renuncia de la UNE por parte de Roberto Alejos y siete diputados más cabe dentro del típico proceso de transfugismo, y posterior fragmentación y decadencia de un partido político en Guatemala luego de haber ganado una elección.

Fernando Villamizar, en su paper sobre el transfuguismo político en Guatemala (leer aquí), presenta esta gráfica que retrata a perfección el rápido proceso de nacimiento y ocaso de los partidos políticos desde la transición democrática (habría que actualizarla, pero la dinámica se mantiene):

Fuente: Villamizar, F. (2007). El transfuguismo político en Guatemala.

 En general, la esperanza de vida de un partido político en Guatemala es muy baja, pero la pregunta es ¿porqué?

Seguir leyendo