Reforma fiscal: aprobada

Por: Iván Morales (@ivancarrera)

Finalmente, se aprobó de urgencia nacional la reforma fiscal.

El proceso aún continúa, ya que en este momento se discuten las enmiendas que fueron pre-negociadas entre las bancadas para lograr la aprobación del paquete fiscal de manera express.

A pesar de ello, debo reconocer mi sorpresa por la rapidez con la que se desenvolvió el proceso de aprobación; ya que pensé que esta sería una gran batalla para el PP, así como lo fue para la UNE en su momento.

Aún quedan muchos cambios por realizar a la propuesta original, pero para los interesados aquí está el documento de la iniciativa de ley que fue aprobado; sobre este se discuten las enmiendas.

Esta fue la dinámica de votación para la aprobación del paquete fiscal:

Encontramos entonces oposición a la reforma por parte de las bancadas de LIDER, quien intentó obstruir todo el proceso de votación, y EG que se opuso principalmente dada la forma en que se realizó el proceso de aprobación; también encontramos divisiones a la hora de votar por parte de las bancadas de la UCN, UNE y en menor grado CREO.

Por otro lado, la alianza legislativa conformada por el PP, VIVA, GANA, FRG, PAN y la Bancada Independiente operó casi como un bloque y fue decisiva para lograr la aprobación final. En todo caso, se espera que estos partidos sean los que logren mayores concesiones de las negociaciones que actualmente se llevan a cabo.

En fin, ese es el panorama actual; seguimos pendientes a la negociaciones en el Congreso para conocer el resultado final de la reforma fiscal.

Anuncios

Reforma Fiscal en Guatemala

Por: Iván Morales (@ivancarrera)

Ya se anunció que la primera prioridad del gobierno entrante para el 2012, será la reforma fiscal.

Este es un tema que me apasiona mucho, ya que tengo la convicción de que la actual carga tributaria es insuficiente para que el Estado de Guatemala pueda hacer frente a los grandes retos que enfrenta y necesaria para que logremos tener un gobierno más moderno y eficiente, capaz de brindar bienes públicos y servicios a sus ciudadanos.

Ahora, toda reforma (y especialmente una fiscal) tiene implicancias económicas y políticas que deben ser analizadas detalladamente y es lo que pretendo hacer en una serie de posts que escribiré en este blog durante los próximos días.

En general, el mejor momento para impulsar una reforma es al inicio de un gobierno, cuando se cuenta con el suficiente capital político para hacerlo, y en ese sentido me parece positivo que así sea la intención de hacerlo por parte del gobierno entrante.

Por otro lado, espero el PP haya aprendido los errores de la UNE en su fallido intento por impulsar cambios tributarios, identificando a los posibles jugadores con poder de veto que puedan neutralizar  o diluir las acciones y a partir de ello logren impulsar exitosamente la reforma.

Sin embargo, hay que estar atento al contenido de la reforma, ya que ello dirá mucho de la progresividad o regresividad de los impuestos, y quienes serán las partes ganadoras y perdedoras en el proceso. A grandes rasgos he notado que sigue los lineamientos establecidos en la propuesta del GPDF, lo cual es positivo, ya que es una propuesta que cuenta con un importante consenso técnico y es un excelente punto de partida para la discusión.

Esten atentos entonces a la batalla por venir.