¿Reencanto con la democracia?

Por: Iván Morales Carrera (@ivancarrera)

Revisando alguna información para un paper sobre el que estoy trabajando, me encontré con unos datos que me llamaron la atención, por lo contraintuitivo de lo que mostraban.

Mientras los medios nos bombardean, con bastante razón por lo demás, con la idea de que el desencanto con los partidos políticos ha llegado a sus máximos niveles, y que el actual sistema es insostenible. Los datos de participación electoral apuntan a una conclusión totalmente distinta:

Image

 

En la gráfica se muestran las tasas de participación electoral, para todos los procesos electorales desde la transición democrática del 85. La línea azul muestra la participación electoral con respecto al total de empadronados y la roja muestra esa misma relación, pero con respecto a la población en edad de votar.

La participación parece seguir una especie de forma de “U”, luego de relativamente altas tasas de participación en las elecciones del 85, llegó a su mínimo en el año 95, para nuevamente iniciar un repunte que llevó a nuevas máximas de participación durante las elecciones pasadas (2011).

Seguramente detrás de ésta tendencia existen varias razones, entre ellas la exitosa descentralización de las mesas de votación por parte del TSE, que ha eliminado algunas barreras geográficas que los habitantes de comunidades rurales (quienes votan en mayor propoción) anteriormente enfrentaban.

No obstante, si el desencanto con la democracia y los partidos fuese tal, lo que debiésemos ver es una tendencia a la baja en la participación, como efectivamente ocurrió en el 93 y años posteriores al “serranazo”.

Quizá el desencanto sea una percepción exclusiva de los capitalinos, quienes tienden a extrapolar lo que allí ocurre hacia el resto del país.

No tengo aún claro hacia adonde apuntan éstos datos, pero estoy seguro que esa inexplorada brecha urbano/rural o capitalino/interior es una avenida por la cual podríamos encontrar respuestas.

 

Anuncios

Participación electoral

Bueno, siguiendo con los datos preliminares que hemos obtenido de los resultados de las elecciones del TSE, cabe destacar que éstas fueron unas elecciones con un alto porcentaje de participación ciudadana!

A continuación se presenta la serie histórica de los porcentajes de participación electoral como total de empadronados, desde la transición democrática de 1985 a la fecha:

Fuente: Elaboración propia con datos del TSE

Como vemos, desde 1999 se revierte una tendencia abstencionista que se venía dando, sin embargo el nivel de participación en estas elecciones fue bastante alto (más de lo esperado), acercándose inclusive a la cifra de participación de las primeras elecciones del 85.

Los altos niveles de participación son muy importantes para la democracia, ya que otorgan una mayor legitimidad a los resultados de las elecciones y otorgan a los partidos un mayor capital político para impulsar sus planes de gobierno.

Quizá los altos niveles de participación de éstas elecciones sean el resultado de una toma de conciencia por parte de los ciudadanos de la importancia que tiene la política para el país y es una buena señal que esto haya ocurrido.

Esperamos que esta conciencia ciudadana se mantenga de buena forma no solo para las elecciones, sino para jugar un rol fiscalizador de los representantes recién electos!