Anotaciones post-electorales

Es la 1.00 en Guatemala, y los resultados electorales aún siguen llegando, sin embargo con 65% de las mesas contadas (para elecciones presidenciales), la tendencia es abrumante y clara: una contundente victoria para el “ousider” Jimmy Morales.

El gran perdedor de la noche fue Manuel Baldizón, el candidato al que “le tocaba”; el del voto rural, el que recorrió Guatemala por diez años, y al que solo le alcanzó para superar a Morales en cinco departamentos del país (Sololá, Totonicapán, Huehuetenango, Baja Verapaz y Petén). Humillante queda corto (tanto para el, como para los analistas que vaticinamos alguna vez su inminente victoria).

La disputa de Baldizón ahora es siquiera lograr llegar a la segunda ronda, y aunque la UNE sigue dando la pelea, la ventaja de LIDER ya se ha ampliado a 30 mil votos, por lo que difícilmente podrá revertirse.

Seguir leyendo

Claudia Paz y Paz y el cambio institucional

Por: Iván Morales (@ivancarrera)

Hace tiempo que dejé de leer noticias sobre Guatemala, y debo reconocer que ha sido una de las mejores inversiones que he hecho con mi tiempo. A veces, esa labor de estar leyendo de forma cotidiana sobre todo lo que está mal en el país es una tarea contraproducente, porque nos dejamos invadir por el ruido noticioso y ello nos nubla la vista de los grandes cambios que están (lentamente) ocurriendo.

Vivir fuera del país también puede ser una gran ventaja para salirse un poco de lo coyuntural y ver el país desde una perspectiva más de mediano plazo, ver las tendencias, entender hacia dónde podrían apuntar.

Quizá uno de los mayores cambios que he reconocido (y celebrado) ha sido un renovado interés de los medios y la opinión pública por el tema de la justicia. Esa piedra angular de la institucionalidad que teníamos tan olvidada, y cuyo rescate es fundamental para la construcción de un Estado de Derecho.

En ese gran eslabón, quizá la institución que más ha destacado ha sido el Ministerio Público, que en un par de años ha dado un giro radical en su forma de operar, mostrándose a si misma mucho más proactiva y armando casos criminales de forma más inteligente: no yendo tras el pez chico, sino buscando traer abajo toda la red o estructura criminal. En esto, la coordinación con el Ministerio de Gobernación ha sido clave, y no puede dejar de destacarse la importante labor de la CICIG en transferir capacidades, especialmente en cuanto a las escuchas telefónicas, que han resultado ser una herramienta imprescindible para el MP.

Por eso duele un poco enterarse sobre el accidentado proceso de la comisión de postulación para la elección del nuevo Fiscal General, cuyo resultado preliminar fue la eliminación de Claudia Paz y Paz, actual fiscal general, de la nómina final sobre la cual debe realizar la elección el Presidente; aún cuando la escala le otorgaba a Paz y Paz el segundo mayor puntaje de todos los participantes en el proceso.  

Para mi, el gran mérito de Claudia Paz y Paz fue demostrar lo mucho que se puede lograr cuando existe voluntad política para realizar cambios en la inercia institucional vigente y muchos de sus positivos resultados quedan a la luz en esta esclarecedora entrevista a Claudia Paz y Paz en la revista ContraPoder, que también se respalda con evidencia empírica en este gran aporte de Carlos Mendoza en Plaza Pública.

Dicho ésto, reconozco que el resultado final de la construcción de instituciones debe ser el funcionamiento eficiente de ellas como un todo, no alterándose su funcionamiento según quién esté a la cabeza. Se que el trabajo que se ha logrado en el MP ha sido uno de equipos que se han empoderado de sus labores, y de verdad espero que la institución tenga la suficiente resiliencia para sobrellevar el cambio de mando sin que ello implique un retroceso.

Otro aspecto positivo de todo ésto ha sido el escrutinio de los medios sobre el proceso de comisiones de postulación, la cobertura ha sido detallada y ello nos ha permitido ver dentro de lo que antes era una caja negra. Sabemos que aún existen grandes fallos, influencia política, pero también sabemos ahora hacia donde hay que apuntar para hacer los cambios y que cualquier manipulación flagrante ya no pasará inadvertida. Eso que se llama fiscalización por parte de la sociedad civil, incipiente, pero sociedad civil al fin y al cabo. 

Por lo pronto, me encantaría decir que conozco más sobre los candidatos que finalmente lograron ser electos a la nómina final, pero no es así. Los perfiles que ha elaborado Plaza Pública han sido un gran aporte, y considero que mi (nuestra) responsabilidad ahora es informarnos más al respecto.

La información está. la voluntad de impulsar cambios también, ahora hay que ir sumando esos componentes para darles forma y hacer que las instituciones jueguen a nuestro favor.

Comentarios preliminares

Por: Alejandra Méndez (@alemendez84)

Son aproximadamente las 10 pm y me permito hacer algunos breves comentarios sobre los resultados preliminares de la segunda vuelta electoral.

En primer lugar reconocer la rapidez con la que el Tribunal Supremo Electoral ha dado a conocer los resultados en las mesas y centros de votación en todo el país. Para las 9 de la noche ya se tenía más del 86% de mesas escrutadas. Aspecto muy importante luego de los duros señalamientos tras la lentitud en la recepción de datos durante la primera vuelta. El TSE pasó la prueba transmitiendo los datos en buen tiempo y con las medidas de seguridad necesarias para garantizar un proceso electoral transparente. Es de reconocer pues la labor ciudadana de las Juntas receptoras de votos, integradas por ciudadanos aspecto que garantiza y legitima el proceso de elección.

En segundo lugar, contrario a lo que se decía en los medios de comunicación durante la jornada de votación el nivel de abstencionismo no fue tan alto como el que se esperaba. Recordemos que históricamente la tendencia en segunda vuelta es de menor afluencia de votantes lo cual se explica porque la elección de alcaldes y diputados, es decir de los representantes más cercanos a la población, autoridades locales, tienen un mayor incentivo para los electores. Sin embargo alrededor de más de 4 millones de guatemaltecos asistieron a las urnas a votar. Tomemos en cuenta que el padrón es de 7 millones pero no es un padrón depurado.

Tercero, con el 98% de mesas procesadas tenemos un total de 95.91% de votos válidos, 2.79% votos nulos y 1.30% de votos en blanco. Esto quiere decir que la gente escogió conscientemente a una de las dos opciones lo que da legitimidad de alguna forma al resultado, tanto para el ganador como para el segundo lugar, pues le representa un capital político interesante. Otto Pérez gana con una diferencia de aproximadamente el 10% de su contrincante, cifra similar a la obtenida por Oscar Berger en 2003

Cuarto, al visualizar de primera mano el mapa de resultados a nivel nacional vemos a un norte, occidente, altiplano y suroccidente rojos, y un centro, oriente y suroriente naranjas. El país está partido en dos. El PP encabeza cabeceras departamentales, centros urbanos, le apoyaron por convicción o por miedo los sectores productivos, las clases medias y silenciosamente las altas. Esto quiere decir que el segmento indígena campesino, concentrado en la región con mayor pobreza del país sigue apelando a la oferta de ayuda social y económica que capitalizó Manuel Baldizón ante la ausencia de una Sandra Torres. Esto implica un grave reto para el nuevo presidente electo, el incluir en su agenda de gobierno a este 45% de la población que más que seguridad quiere bolsa y quiere bono. Porque quizás este segmento no tenga pertenencias de valor que le roben, ni comercios donde le extorsionen sino que está más preocupado de lo que se llevará mañana a la boca.

Por último, resalta el hecho de que un ex militar, actor importante en la historia política de este país haya sido electo democráticamente. Rechazo de primera mano el termino de gobierno militar, pues aun está por verse si su gabinete estará integrado por militares, pero me parece sumamente interesante que 55% de la población haya elegido a una figura ligada al desgastado y erosionado ejército. Por un lado, el padrón está compuesto por gente joven que del enfrentamiento armado recuerda o sabe muy poco, pero por otro lado el gobierno de la UNE relacionado con la guerrilla parece haber sepultado toda esperanza de los mal llamados “progresistas” y más importante aun las implicaciones que esta elección tienen a nivel regional. Recordemos que hoy también se celebraron las elecciones en Nicaragua donde posiblemente Daniel Ortega sea reelecto. Los resultados de hoy confirman el carácter conservador de la sociedad guatemalteca, que por convicción o por temor elegió a un general retirado.

Hay más comentarios que hacer, pero por el momento dejo la tinta hasta aquí y en otra publicación espero discutir más a fondo y con mayor propiedad las variables de este proceso electoral. Hasta la próxima!

Lo que se viene

Por: Iván Morales (@ivancarrera)

Guatemala tiene nuevo presidente: Otto Pérez Molina.

Me encantaría hacer todo un análisis de los resultados y algunas reflexiones profundas sobre lo que se viene, pero por el momento me limito a postear los resultados con un poco más del 95% de las mesas escrutadas:

Fuente: TSE

Además de ello, me gustaría agregar lo siguiente, que considero sumamente importante:

Les dejo aca el plan de gobierno del Partido Patriota: agenda_patriota

Creo que parte de nuestro compromiso como ciudadanos y fiscalizadores, es conocer el plan de gobierno del partido de turno y exigir su cumplimiento. La Democracia no es únicamente el día de las votaciones, esta debe construirse diariamente con la participación ciudadana, y la fiscalización de las metas de gobierno es una forma muy sana y efectiva de ejercerla.

Ahora si, los temas claves que se vienen:

Reforma Fiscal. 
De entrada este será EL tema clave, las cuentas fiscales no dan para mucho y si el gobierno pretende impulsar sus programa, requerirá de más recursos para poder financiarlo. Esta discusión seguramente iniciará este mes en el Congreso, como una medición de fuerzas preliminar. Como todos saben, este es un tema tabú en Guatemala, pero ignorarlo ya no es una opción.

Alianzas en el Congreso.
Como se mencionó anteriormente en este blog, el Congreso es una pieza clave para determinar el grado de acción que pueda ejercer un gobierno, y la forma en que se conformen las alianzas determinará si el PP contará con la mayoría para impulsar su agenda de gobierno.

Muchas otras cosas que se me escapan por el momento, pero prometo escribir un poco más en los próximos días.

Si están ahí, es porque representan a alguien

Por: Iván Morales (@ivancarrera)

Durante la mañana le he estado siguiendo la pista a los medios de comunicación y las redes sociales para tratar de percibir el estado de ánimo de los votantes en esta segunda ronda de votaciones.

Después de conocerse los resultados de la primera ronda y hasta el día de hoy ha prevalecido un sentimiento de apatía y frustración por el hecho de que los votantes deben elegir entre dos candidatos que no los representan y por tener que verse obligados a votar por el “menor de los males”.

Por otro lado, trato de recordarme a mi mismo que los guatemaltecos que participan en las redes sociales no son el universo de la población del país, sino una muestra pequeña y poco representantiva de la diversidad poblacional que es Guatemala.

También pienso, que si esos dos son los candidatos que obtuvieron los principales mayorías en primera ronda, es porque SI están representando a alguien.

Creo que nosotros los capitalinos, tenemos la fea costumbre de calificar las decisiones de los demás como ignorantes y somos muy condescendientes con las personas que no cuentan con los privilegios a los que nosotros si hemos podido optar.

Pero si hay una gran parte de la población que votó por esos candidatos, no es por ignorancia, es porque de alguna u otra forma les están ofreciendo algo que llena las expectativas de esos votantes.

Por ejemplo mucho se ha hablado de como MIFAPRO ha logrado formar una impresionante máquina electoral, logrando movilizar a significativos sectores de la población a votar en la primera ronda. Pero parte de ello no es solo por lo que se ofrecía, sino que por primera vez el Estado tenía presencia en lugares del país que han estado históricamente aislados, sin ninguna verdadera presencia del gobierno central, y eso ES valorado por la gente.

En esto tenemos todos una responsabilidad compartida. Seguirle dando la espalda al área rural del país, de voltear la cara ante los escenarios de pobreza, desigualdad y desnutrición que tienen que enfrentar a diario esas familias, solo abre las puertas a la existencia de éste tipo de candidatos populistas que tratan de llenar las expectativas de una población que tiene demandas legítimas.

Quizá en vez de quejarnos de los candidatos que tenemos para esta segunda ronda, debemos empezarnos a preguntar porque esos candidatos que si preferíamos para la primera ronda no lograron obtener el voto de la población rural, y de ser así, cuestionarnos que tan distinta es nuestra realidad de la de ellos.

Las elecciones y el destino de nuestro país

Por: Álvaro Valle, Autor Invitado 

Este domingo, como se ha vuelto costumbre –o maña- cada cuatro años,  según dicen aquellos que van por Guate, de nuevo los ciudadanos elegiremos  el destino de nuestro país. Y de nuevo se escucha la cada vez más gastada invitación a votar por “el menos pior”.

Fuente: El Economista.

Pero ¿cuál será? ¡Es que son tan parecidos!: ambos con promesas incumplibles, ambos hambrientos de poder, ambos perdidos en la demagogia y ambos con millonarios compromisos que acarrean las millonarias campañas.

Reproche va y reproche viene de los ‘sectores intelectuales’ sobre lo terrible de ambas candidaturas en segunda vuelta. Y es que ciertamente hubo nombres, quizá no tan malos, que no sobrevivieron la contienda en septiembre. Pero lo cierto es que ambos personajes –querrámos o no reconocerlo- no llegaron por casualidad a noviembre,  sino que están ahí simplemente porque los pusimos.

Desde mayo en que se comenzaron a oficializar nombres y campañas una cosa quedaba clara: ninguna de las  opciones que sonaban a posibilidad real, significaría el cambio tan urgente y radical que necesitamos. Radical y urgente, ¡que palabras! ¿Pero es que acaso no son pertinentes estas palabras al ver a los dos candidatos entre los cuales mañana debemos elegir?

A estas alturas lo que debería llamar nuestra atención no es solo lo terrible de las candidaturas sino el perverso sistema que permitimos. Sí, que permitimos, al que alimentamos y en el que existimos. Sistema que permite que sean estos los candidatos los dos entre los cuales hay que elegir mañana.

Lo importante de mañana no es que gana el candidato que obtenga la mayoría de votos; porque mañana –de nuevo- perdemos  todos.

¿Elegimos este domingo el destino de Guatemala? Quizá sí, quizá no. Y es que no son las promesas de seguridad a través de violencia represiva o continuidad de programas asistencialistas las que definan el destino del país.

Hace tiempo vivió un señor que dicen tiene un apellido importante. Es un tal Alexis de Tocqueville,  el que se dio cuenta de algo que hoy puede servirnos recordar. Él lo llamaba el “arte de asociación” y se refiere a las asociaciones libres y voluntarias que para todos nosotros, hombres y mujeres, que podemos ser percibidos como débiles individualmente, significa hacernos fuertes, fuertes cuando nos unimos para poder participar directamente en la vida política de nuestro país.

El destino de nuestro país, y es importante entenderlo, no está en nuestras manos cada cuatro años cuando hacemos fila para marcar una hoja de papel; sino que el destino de Guatemala lo vamos forjando y dirigiendo día a día cuando decidimos participar o no hacerlo; cuando decidimos o no opinar; tolerar o no la corrupción; al involucrarnos o no en todos aquellos procesos que van dando forma a nuestra realidad y construyen nuestra historia.

Denunciando, participando, organizándonos, conociéndonos, discutiendo, proponiendo; actuando, en definitiva, es como cambiaremos el país en el que hoy vivimos por aquel en el que creemos merecer. Mientras no lo hagamos, los gobernantes, los burócratas, los partidos políticos y las organizaciones sociales de este país serán las que nos merecemos.

Bono 15: No existe tal cosa como “free lunch”

Por: Iván Morales (@ivancarrera)

Uno de los temas de campaña que ha resonado mucho en el electorado, tanto a favor como en contra, es la propuesta de Manuel Baldizón, del partido LIDER, de crear un nuevo “Bono 15” para los trabajadores.

Lastimosamente Baldizón, como tantos otros políticos, realizan promesas de campaña sin detenerse a analizar los costos de cada política que proponen. Las propuestas de Baldizón merecen un buen análisis, para poner en evidencia los altos y dañinos costos del populismo sobre nuestra economía.

Empecemos por partes:

1. El efecto directo de un decreto o legislación obligando el pago de las empresas del bono 15 a sus trabajadores, sería el de incrementar los costos marginales de cada empresa, sacando a las que pierden su margen de rentabilidad del mercado, con lo cual se produce no solo el cierre de un importante número de empresas, sino un incremento del desempleo.

Lo irónico del caso es que la propuesta del Bono 15 solo beneficiaría a los trabajadores del sector formal, que en Guatemala son una minoría frente a un nivel alto de informalidad. En todo caso, el efecto directo del Bono 15 sería el de generar mayores niveles de informalidad, ya que los nuevos desempleados por la medida tendrían que optar por trabajar en ese mercado.

Adicionalmente, el translado de trabajadores desde el sector formal hacia el informal, implicaría una reducción importante de la recaudación tributaria, en concepto de impuestos sobre el ingreso que se dejan de percibir.

2. Ante éstas críticas, Baldizón argumenta que ello no representaría una carga para las empresas, ya que éstas podrían descontarlo del pago del impuesto ISO (ex-IETAAP). Sin embargo, es bien conocido que dada la débil estructura tributaria, éste impuesto es clave para financiar una gran brecha de los gastos del Estado. Luego, de descontarse estos costos, el déficit fiscal se vería fuertemente agrandado, poniendo aún más en peligro la sostenibilidad fiscal.

En este caso el efecto es indirecto. Por un lado, el incremento del déficit, implicaría que necesariamente los impuestos deberán subirse en el futuro (más que proporcionalmente a la situación inicial), con lo cual los costos de las empresas se verían afectados, sacando a varias del mercado. Por el otro, la grave situación fiscal del país aumentaría el riesgo-país, afectando la tasa de interés a las cuales las empresas contraen deuda, y por lo tanto afectando la rentabilidad de nuevos proyectos, la inversión y por ende el futuro crecimiento de la economía.

Por donde lo veamos, el panorama de implementar las propuestas populistas del Sr. Baldizón no se ve nada bien.

La lección de ésto es que no existe tal cosa como un “free lunch” (almuerzo gratis). Sus propuestas tienen un costo y este eventualmente tendrá que pagarse, afectando el crecimiento de largo plazo del país.

Por todo economista es sabido que la única forma de lograr incrementar los salarios reales de los trabajadores, es mediante aumentos en la productividad, y no por decretos gubernamentales. Lamentablemente parece que al Sr. Baldizón no le importan los números, y si le importan es únicamente en términos de cuantos votos pueda obtener.