Bono 15: No existe tal cosa como “free lunch”

Por: Iván Morales (@ivancarrera)

Uno de los temas de campaña que ha resonado mucho en el electorado, tanto a favor como en contra, es la propuesta de Manuel Baldizón, del partido LIDER, de crear un nuevo “Bono 15” para los trabajadores.

Lastimosamente Baldizón, como tantos otros políticos, realizan promesas de campaña sin detenerse a analizar los costos de cada política que proponen. Las propuestas de Baldizón merecen un buen análisis, para poner en evidencia los altos y dañinos costos del populismo sobre nuestra economía.

Empecemos por partes:

1. El efecto directo de un decreto o legislación obligando el pago de las empresas del bono 15 a sus trabajadores, sería el de incrementar los costos marginales de cada empresa, sacando a las que pierden su margen de rentabilidad del mercado, con lo cual se produce no solo el cierre de un importante número de empresas, sino un incremento del desempleo.

Lo irónico del caso es que la propuesta del Bono 15 solo beneficiaría a los trabajadores del sector formal, que en Guatemala son una minoría frente a un nivel alto de informalidad. En todo caso, el efecto directo del Bono 15 sería el de generar mayores niveles de informalidad, ya que los nuevos desempleados por la medida tendrían que optar por trabajar en ese mercado.

Adicionalmente, el translado de trabajadores desde el sector formal hacia el informal, implicaría una reducción importante de la recaudación tributaria, en concepto de impuestos sobre el ingreso que se dejan de percibir.

2. Ante éstas críticas, Baldizón argumenta que ello no representaría una carga para las empresas, ya que éstas podrían descontarlo del pago del impuesto ISO (ex-IETAAP). Sin embargo, es bien conocido que dada la débil estructura tributaria, éste impuesto es clave para financiar una gran brecha de los gastos del Estado. Luego, de descontarse estos costos, el déficit fiscal se vería fuertemente agrandado, poniendo aún más en peligro la sostenibilidad fiscal.

En este caso el efecto es indirecto. Por un lado, el incremento del déficit, implicaría que necesariamente los impuestos deberán subirse en el futuro (más que proporcionalmente a la situación inicial), con lo cual los costos de las empresas se verían afectados, sacando a varias del mercado. Por el otro, la grave situación fiscal del país aumentaría el riesgo-país, afectando la tasa de interés a las cuales las empresas contraen deuda, y por lo tanto afectando la rentabilidad de nuevos proyectos, la inversión y por ende el futuro crecimiento de la economía.

Por donde lo veamos, el panorama de implementar las propuestas populistas del Sr. Baldizón no se ve nada bien.

La lección de ésto es que no existe tal cosa como un “free lunch” (almuerzo gratis). Sus propuestas tienen un costo y este eventualmente tendrá que pagarse, afectando el crecimiento de largo plazo del país.

Por todo economista es sabido que la única forma de lograr incrementar los salarios reales de los trabajadores, es mediante aumentos en la productividad, y no por decretos gubernamentales. Lamentablemente parece que al Sr. Baldizón no le importan los números, y si le importan es únicamente en términos de cuantos votos pueda obtener.

Perfiles de candidatos a la Muni

Por: Iván Morales (@ivancarrera)

Ayer, mi colega Alejandra Méndez, publicó un interesante artículo sobre los grandes retos que presenta la gestión municipal de la capital. Parte de ese cambio requerido pasa por conocer las propuestas que están presentando los principales candidatos a la alcaldía.

En ese sentido quiero compartirles (y recomendarles) un poco de lo que he estado leyendo respecto a las elecciones en Guatemala.

Particularmente me han parecido muy interesantes y de gran calidad periodística, los artículos que ha publicado el periódico digital Plaza Pública haciendo perfiles tanto políticos, como de aspectos personales, de algunos de los principales candidatos a la alcaldía de la Ciudad Capital.

En el proceso de informarnos respecto a sobre como emitir nuestro voto, vale la pena conocer un poco más a fondo quienes son nuestros candidatos, cual es su “background”, cuales son sus redes de apoyo político y financiero, y creo que todo ello queda muy bien plasmado en esta serie de artículos que les comparto a continuación:

Alejandro Sinibaldi – “El que maneja la plata”

Quique Godoy – “La jugada del relevo”

Roberto González – “Yo, como ellos”

Realmente se presta para una buena lectura, y creo que una buena discusión puede surgir en torno a ella.

P.D. Adicionalmente, también quería compartirles esta buena recopilación que realizó Brújula (URL) de todas las cuentas de Twitter de candidatos presidenciales, a la alcaldía, diputables y otras entidades relacionadas al tema electoral.

Creo que Twitter se ha convertido en un medio que (en algunos casos) ha permitido abrir un canal directo de comunicación entre los candidatos y los ciudadanos, y es una forma interesante de seguir la campaña y opiniones de sus candidatos preferidos, los invito a darle una revisada también.

Espero les guste!