La lógica de las alianzas partidarias

Por: Iván Morales (@ivancarrera)

Después de conocerse los resultados de las elecciones y con ellos la correlación de fuerzas en el nuevo Congreso, rápidamente se han empezado a formar alianzas de cara a la segunda vuelta electoral, pero sobre todo de cara al siguiente gobierno.

Fuente: elPeriódico, Guatemala (2011).

La opinión pública ha reaccionado de forma negativa a la existencia de ciertas alianzas, ya que consideran que los partidos se venden, traicionan sus principios, son partidos “electoreros”, entre otro tipo de quejas. Sin embargo me parece que ésta forma de ver la política partidaria no es la correcta y considero debemos ser mucho más realistas sobre el funcionamiento de los sistemas políticos no solo en Guatemala, sino a nivel mundial.

La conformación de alianzas es parte del proceso natural del funcionamiento del sistema político y efectivamente permite a partidos pequeños lograr cuotas de poder, mediante la negociación (logrando así una efectiva representación de minorías en el poder) entre bancadas para inclinar la balanza necesaria para la aprobación de los proyectos de ley.

Justamente las alianzas son el resultado concreto de la particular afición que el votante guatemalteco tiene por el voto cruzado. En un Congreso dividido, la única forma de sacar adelante la agenda del gobierno de turno, es mediante la negociación y el establecimiento de alianzas entre bancadas.

Las dos principales alianzas que han trascendido a la fecha, son la de oposición, conformada principalmente por los partidos: UNE-GANA, LIDER, UCN y PAN, y la más recientemente anunciada, la de PP-VIVA.

A mi parecer ésta primera es una alianza muy frágil, ya que existe toda una serie de intereses encontrados entre los distintos partidos y sus miembros; así que no me atrevo a decir que tan efectiva será en la práctica para bloquear las acciones del nuevo partido de gobierno, así como tampoco cuál será su duración.

Por otro lado, respecto a la alianza PP-VIVA, que fue anunciada de manera oficial ayer, también ha existido mucha controversia y reclamo. Personalmente, a mi me parece que Harold Caballeros hizo una apuesta muy interesante, la cual podría tener réditos importantes para su partido.

Dada la conformación actual del Congreso, de lograr el PP la presidencia, necesitaría obligatoriamente del apoyo de los partidos CREO y VIVA para poder impulsar su agenda a través del Congreso. Al adelantarse a CREO y declarar una alianza de forma pública, VIVA, a pesar de ser un partido pequeño, está “apalancando” al máximo su capital político para lograr poner en la mesa temas de la agenda que el partido considera importante impulsar.

Personalmente, a pesar de que mi opción de partido preferida no haya logrado la presidencia, me interesa que el partido que SI me representa, haga lo posible por impulsar su plan de gobierno (y de su proyecto político, que es por lo que al final uno vota) y ello solo es posible a través de la negociación y el establecimiento de alianzas.

A esto es lo que deberíamos de estar apostando, a que nuestros representantes electos en el Congreso impulsen los temas que son de nuestro interés, y no solo quejándonos porque nuestro candidato X o Z no logró llegar a la segunda vuelta.

Anuncios