Un Grito en el Cielo

Por: Héctor Herrera (autor invitado)

Ésta es la primera vez que escribo sobre esto. Siempre pensé en no hacerlo por respetar el caso y la privacidad de la familia de Cristina. Probablemente me equivoqué. Y probablemente tú, que sigues con indiferencia o con simple novedad los detalles del caso también lo hagas. Porque tarde o temprano te darás cuenta que ésta batalla no pertenece solo a esta admirable familia. Hoy es más claro que nunca que la batalla por la justicia nos pertenece a todos. Y tú, que estás leyendo éstas líneas, que ves los noticieros, que sigues con la misma frustración que yo la asquerosa impunidad con la que en éste país se resuelven las cosas, tienes un papel que jugar.

Estás equivocado si crees que no puedes hacer nada. Estás equivocado si crees que cada acción en la cual puedes apoyar o participar es inútil. Podemos hacer mucho. Sobre todo si queremos evitar que la historia se repita. Probablemente esta historia le pueda pasar a un total desconocido, pero lamento decirte que en este país las probabilidades que ese alguien sea tu hija, tu hermana, tu madre, tu sobrina, o alguien que te importa, son demasiado altas. Es tu decisión. No es un camino fácil. Sé que nos invade el miedo y la impotencia. Pero te sorprendería saber que no estás solo. Que somos muchos los que sentimos lo mismo. Y que si algo debemos aprender es que el miedo es el principal enemigo de la justicia.

Podemos empezar por hacer una autocrítica honesta, voraz y urgente en nuestras propias vidas. ¿Por qué te sorprendes de las alarmantes cifras sobre violencia de género en Guatemala? Si te parece normal definir a un caballero por la cosmética de su lengua, lo artificial de su trato y la suavidad de su hipocresía. Si consciente o inconscientemente te parece lo más apropiado un “buen apellido” a una vida dentro de una cárcel de cristal. Si confundes subestimación por cariño y te ofendes ante el trato igualitario y honesto de un buen corazón. ¿Qué es lo que en este silencio o ruido irreflexivo estamos enseñando?

No importa quién eres. No importa de dónde vienes. Lo que importa es que estás aquí. Que juntos demos la cara y que no nos recluyamos en nuestra zona de confort. Que estemos dispuestos a apoyar, a hablar, a denunciar, a reflexionar; que no seamos espectadores un día más. Estoy seguro que todos tenemos historias que no debieron terminar de una manera tan injusta e impune; todos tenemos familias mutiladas por la violencia. Si eres la excepción, te envidio profundamente; movería cielo y tierra por intercambiar tu suerte con la mía. Pero debo advertirte que si haces trato conmigo recibirás 11 años de inmenso vacío y daños irreparables que un impune y cobarde asesino le causó a mi familia. Parece una negra ironía pero, en medio de todo, para lo que sucede en nuestro país hasta podría considerarme un tipo con bastante suerte…

En Guatemala, ese impune asesino cambia en promedio 6.500 veces de nombre al año. Hoy se llama Roberto Barreda de León, junto a su cómplice familia. Pero mañana seguramente cambiará de rostro. Venzamos el miedo. Porque el camino de la justicia se construye cuando enfrentamos nuestros errores, cuando damos la cara y buscamos la verdad; cuando encontramos en el prójimo un espejo de nuestras propias vidas.

Hoy se cubre esta ciudad de rosa… Antes lo hicimos de negro. ¿Y mañana? ¿Seguiremos pintando nuestra ciudad en completa resignación? Cristina es un grito en el cielo. Depende de ti si lo quieres escuchar. Depende de ti que valores su importante advertencia. “Ahora mismo le puedes decir basta al miedo que heredaste, porque la vida es aquí y ahora mismo”. Pasemos de la apatía a la indignación. Pero no paremos allí. Demos un paso más desde la indignación hacia el compromiso. Por Cristina Siekavizza, por sus hijos y su familia; por tu familia y nuestro futuro. Esto es lo que está en juego.

Título tomado de la exposición de Jose Manuel Mayorga (Fundación Paíz) y su foto en homenaje a Cristina Siekavizza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s