Prioridades del gobierno entrante

Por: Iván Morales (@ivancarrera)

Como sabemos, en Guatemala existen muchos retos por superar en diversos temas, que van desde la seguridad, pasando por el crecimiento económico, hasta llegar al desarrollo rural. Todo ello es sumamente importante, sin embargo dado que el gobierno cuenta con tiempo y recursos limitados, es necesario priorizar y sobre todo cuando se inicia un gobierno, esta priorización toma aún mayor relevancia.

Es hora de que dejemos de pensar menos en la dinámica de las alianzas de corto plazo y la segunda vuelta, y empecemos a pensar más en las prioridades del próximo gobierno (y sobre todo la próxima legislatura).

El inicio de un período de gobierno, es el momento con el que el partido de turno cuenta con un mayor capital político y por ende debe aprovecharlo al máximo para impulsar los temas de mayor importancia en su agenda. El capital político sufre un desgaste natural conforme se avanza en el período de gobierno y por lo tanto, las reformas grandes (que son las más complejas de impulsar) deben ser priorizadas.

A mi criterio, existen dos ejes centrales que deben tocarse de entrada, e inclusive debiesen estarse negociando desde éstos instantes:

1) Reforma al sistema de seguridad y justicia

Esta reforma es urgente, y muy probablemente requerirá de cambios constitucionales, lo cual hace aún más compleja su discusión.

El organismo Judicial DEBE fortalecerse, mediante la formación de jueces de carrera (y no designados a dedo), presupuestariamente, y sobre todo otorgándosele mayor independencia de la que cuenta actualmente.

Existe actualmente una buena propuesta que se ha consensuado con algunos legisladores y cuenta con el soporte académico y técnico; este es un excelente punto de partida para las negociaciones.

2) Reforma tributaria

Es necesario que la siguiente administración ponga en orden las finanzas públicas, el patrón actual de endeudamiento en el que nos encontramos es insostenible (los números no dan) y limita de una manera muy grande la capacidad de acción del Estado.

La reforma tributaria que se debe consensuar pasa por continuar la modernización de nuestro código tributario (que debe reconocerse se ha avanzado mucho), haciéndolo menos distorsionador de las decisiones de producción y consumo (ello implica, menos exenciones), mejorar los controles de la recaudación, mejorar la transparencia de la gestión pública (reducir corrupción) y porque no, inclusive podríamos discutir el establecimiento de una Regla Fiscal (este sería un avance excelente!).

Por otro lado, debemos reconocer que se requerirá incrementar la carga tributaria, y esto también es impostergable, ya que actualmente la carga es demasiado baja para las grandes necesidades de financiamiento con las que cuenta el Estado.

Resumiendo..

En general, estas reformas que a mi criterio son las prioritarias apuntan a la conformación de un Estado moderno, capaz de brindar sus servicios a la población de forma eficiente (y que la población sienta que éstos servicios se le están brindado).

Las dos reformas planteadas no son para nada fáciles de impulsar, pero de lograrse, otorgarían muchas de las herramientas necesarias para que este proceso de modernización Estatal pueda iniciar y que el próximo gobierno mejore su capacidad operativa.

Difícil tarea por delante, pero es una que debemos exigir a nuestros representantes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s