Impuestos y Corrupción

Por: Iván Morales (@ivancarrera)

El tema fiscal es central para estas elecciones y me alegra saber que se la discusión al respecto se está poniendo en la mesa por parte de analistas y medios de comunicación. Los candidatos por su parte se han visto tímidos en sus planteamientos al respecto, principalmente por la sensibilidad del tema con los votantes.

Sin embargo, el punto de conflicto siempre sigue el mismo (y a este tema se le ha dado vueltas innumerables veces!), que viene primero: ¿más impuestos o mayor transparencia?
Mi argumento es que ninguno de los dos va primero, lo que se necesita es un acuerdo (o “pacto fiscal” si se quiere) para implementar ambos de forma simultánea.

Debo reconocer que me pareció muy molesto el artículo publicado por María Isabel Carrascosa en “Plaza Pública”, ya que lejos de aportar al debate de forma constructiva, solo continúa sobre la visión popular y caricaturesca de un Estado despilfarrador de recursos (con diputados dándose banquetes de lujo, etc. etc.) que si lograse controlar el gasto tendría suficientes recursos para cumplir con sus obligaciones de forma eficiente.

Está bien; que los diputados coman jamones finos con nuestros impuestos puede ser un problema, pero ese no es EL problema. ¿que proporción del presupuesto nacional representan estos gastos?.. montos insignificantes! y un llamado a la “austeridad”, como muy erróneamente esta prevaleciendo en el pensamiento  en los “policy-makers” a nivel mundial, solo agrava el problema.

Veamos, Guatemala enfrenta grandes carencias en materia de educación, salud, infraestructura y seguridad, y ello requiere de un Estado fuerte y con recursos para poder cumplir con la dotación de estos bienes públicos (y ojo que reconozco que varios de éstos podrían bienes podrían proveerse de forma privada, pero es parte de la discusión a la que hay que entrarle!); luego la solución no pasa por recortar gasto público como la Srita. Carrascosa propone.

Para hablar seriamente sobre el problema de corrupción, debemos empezar por dimensionarlo e identificar sus principales focos de concentración, sin caer en caricaturas burdas como la que se expone en el artículo mencionado. Es difícil reconocer su verdadero tamaño, sin embargo puede decirse que su reducción significativa (especialmente en temas triviales de gasto corriente) aún dejaría a un Estado, que de por si ya es sumamente débil, con grandes necesidades de financiamiento, especialmente con una población que crece a tasas relativamente altas y demanda más de los servicios que este provee.

La crisis económica mundial, representó un shock negativo de gran magnitud para los ingresos estatales, y unido a un irresponsable manejo de la política fiscal, ha encaminado al gobierno en una trayectoria de endeudamiento insostenible. Afortunadamente la sólida posición fiscal de años anteriores nos deja con un espacio para corregir el rumbo antes de que las consecuencias sean peores.

Entonces, ¿dónde esta el verdadero problema de la corrupción? No está en los gastos corrientes, eso es seguro.

Según yo lo veo hay dos principales sectores del gobierno donde la corrupción si es de gran escala y representa un problema serio no solo para el manejo fiscal del gobierno, sino para el crecimiento de la economía:

1. Infraestructura

Las rentas que los privados extraen del Ministerio de Comunicaciones son altas, muy altas. Este es uno de los ministerios con mayor asignación presupuestaria y cuenta con una deuda flotante que se arrastra gobierno a gobierno, producto de compromisos políticos.

Siendo claros, lejos de todo el debate sobre narcotráfico, la gran parte del financiamiento de campaña de los partidos viene de contratistas privados del gobierno, que ven este apoyo como una “inversión” para asegurar contratos a futuro en materia de infraestructura (principalmente vial) con el partido de turno.

Los ministros de esta cartera generalmente son figuras oscuras (y de perfil público bajo) con fuertes vínculos a los contratistas, cuyo objetivo ha sido básicamente el de asegurar los retornos a la inversión de los financistas de campaña.

¿Por donde pasa la solución? a mi criterio, hay que seguir profundizando en el tema de concesiones, ya que como demuestra la evidencia a nivel internacional, el manejo de la infraestructura (principalmente vial) es mucho más eficiente cuando está en manos de privados. Si bien ello podría representar  un mayor costo para los usuarios, las ganancias en productividad de  contar con una infraestructura en buen estado serían mucho mayores.

Por su parte, ello liberaría gran parte del presupuesto del Estado para financiar otro tipo de inversiones de capital humano, que también son necesarias y urgentes para el crecimiento del país. Además de liberarlo del círculo vicioso de financiamiento electoral con pago en contratos.

2. Aduanas

Los altos niveles de contrabando y la evasión fiscal en Aduanas son una cara de la corrupción que representan una carga enorme para el Estado en términos de recursos que se dejan de percibir.

Adicionalmente, ello fomenta la existencia de grandes sectores informales que a su vez restan competitividad a los sectores formales.

..Sin embargo el combate a la corrupción no es sustituto de una necesidad de mayores impuestos.

En resumen, a pesar de lo agobiante que puede parecer el tema de la corrupción, la realidad es que su mayor parte (la verdaderamente significativa) se concentra en pocos sectores y de existir la voluntad política, puede superarse.

Si bien ello representaría importantes ganancias para el Estado en materia de recursos, la discusión de incrementar impuestos no puede evitarse. Las necesidades son muy grandes y la asignación tributaria actual (aún libre de corrupción) no da para cubrirlas en la actualidad y mucho menos en el futuro.

Si vamos a hablar del tema, hagámoslo en serio.

Anuncios

Un comentario en “Impuestos y Corrupción

  1. Estimado Iván:

    Hasta ahora veo éste artículo y realmente me molesta mucho la gente que siempre dice “hay que aumentar impuestos”.

    Antes de pedirme que pague mas impuestos que pagaré DIRECTAMENTE de mi bolsa (ISR, IVA, aranceles de importación, combustibles, etc.) o indirectamente en impuestos trasladados al costo de producción y distribución de bienes, de primero quiero ver que reduzcan la burocracia, que los maestros trabajen, que los congresistas y demás burócratas dejen de gastar en viajes, “jamones”, etc y que haya un resultado POSITIVO.

    Presupuesto de 2011: Q60,000 MILLONES!

    ¿Donde está el pisto de “Mi Familia Progresa”?
    ¿A cuántos sacó de la pobreza?
    ¿La transferencia condicionada para que jodidos si los niños no podían ir a la escuela porque los maestros estaban en huega VIOLENTANDO LA LEY?
    ¿Donde están las obras hechas por los diputados en esa aberración llamada “listado de obras”?

    Mas recursos y aprobando préstamos de 200 o 250 MILLONES de US$ PARA “Cambio climático”.

    NO MANO, ANTES DE PEDIR MAS PISTO TIENEN QUE USAR CORRECTAMENTE LO QUE YA NOS QUITAN.

    A LOS POLÍTICOS NO HAY DINERO QUE LES ALCANCE.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s