La delicada situación del TSE

Por: Iván Morales

Los hechos que se han ido desencadenando desde ayer en torno a la inscripción de Sandra Torres en el Tribunal Supremo Electoral (TSE) como candidata presidencial por la alianza GANA-UNE me han dejado una preocupante imagen sobre la institucionalidad del país.

El TSE es una de las instituciones fundamentales por excelencia en un régimen democrático, ya que es el garante de que las elecciones democráticas se realicen de forma transparente y sin favoritismos para ninguna de las partes. En última instancia, es quien da la legitimidad a los resultados de las votaciones realizadas por los ciudadanos Guatemaltecos.

No debemos olvidar que la democracia es un acuerdo o pacto entre élites, mediante el cual se establecen las “reglas de juego” para garantizar una alternancia de poder sin recurrir a la violencia. Éste arreglo solo es sostenible si todas las partes respetan los lineamientos establecidos por la “autoridad”, que en este caso vendría a ser el Tribunal Supremo Electoral.

En ese sentido, la Constitución garantiza la autonomía del TSE con el fin de que pueda velar por el cumplimiento de las normas democráticas sin ser sujeto a presiones partidarias. Si los actores empiezan a cuestionar las decisiones de éste organismo y a ejercer presión para influenciarlas, se arriesga una pérdida de legitimidad cuyas consecuencias podrían ser muy graves (e inclusive llevar a escaladas de violencia entre partidos, como las que ya se empiezan a ver).

Las amenazas de “movilizaciones” y presiones realizadas por parte de la alianza GANA-UNE con el fin de obtener la aprobación para la inscripción de su candidata, dice mucho del poco respeto que éstos partidos muestran hacia la institucionalidad democrática y ello, unido a las supuestas amenazas de muerte que ha recibido la presidenta del tribunal, bastarían para poner los pelos de punta a cualquiera.

No se si estemos conscientes de la implicancia de todo lo que está pasando, pero el reciente anuncio por parte del TSE, de que la inscripción de Sandra Torres ha sido negada deja al país ante un potencial escenario de inestabilidad política.

Lo que ocurra dependerá en gran parte de las decisiones que tomará el partido oficial en consecuencia: podría decidir movilizar y ejercer medidas de presión de hecho, arriesgando la credibilidad de las instituciones democráticas y una posible guerra partidaria, o podría respetar la decisión y apelar en las instancias legales establecidas, acatando la decisión final tomada por las instancias legales.

Quedamos (nerviosos) a la espera del siguiente paso..

Quién en lugar de Sandra?

Por: Alejandra Méndez

Desde la campaña anterior, Sandra Torres Casanova, ha generado varios anticuerpos en diferentes sectores de la población, anticuerpos que fueron aumentando con el desarrollo de sus programas sociales y su discurso populista y confrontativo. Aun cuando ni lo primero ni lo segundo son temas innovados por ella, la misma CEPAL ha recomendado las transferencias condicionadas, todos los males de este desgobierno de la UNE se han materializado en su persona. Todo esto es ya cuento viejo y luego de mucha tinta impresa discutiendo sobre la legalidad de su inscripción, lo que sí es nuevo es que la posibilidad de que no quede inscrita sea menos lejana. Lo que curiosamente puede inquietar más que provocar un alivio.

Mucho se ha dicho de si puede o no ser inscrita como candidata presidencial, la Constitución es clara, pero no ha habido nadie quien la haya defendido pues si algo no existe en este país es la institucionalidad y el respeto a la ley. En nombre de la “paz” hemos hecho de la democracia la prostituta mejor pagada que haya existido. Y frente a ese escenario cualquier cosa puede ocurrir.

Aun cuando el fraude de ley es obvio parecía que nada ni nadie le impediría a la ex primera dama participar. Pero irónicamente, a treinta y cinco días del cierre de inscripciones los errores internos parecieran poner en riesgo el trabajo de cuatro años de la señora y su equipo. ¿Es entonces, el momento de contemplar un Plan B para la UNE? Puede ser, de cualquier forma la UNE con o sin Sandra tiene grandes retos, siendo el primero la fragmentación interna acelerada por el desgaste del gobierno de su ex marido y las inconformidades provocadas por la alianza con la Gran Alianza Nacional (GANA).

La alianza UNE- GANA, una decisión de cúpula y no de bases vino a incomodar como era predecible a muchos en ambas organizaciones pues hirió susceptibilidades y provocó frustraciones a la hora de repartir las candidaturas para diputaciones y alcaldías. Un ingrediente más: las diferencias entre las hermanas Torres Casanova. Gloria Torres fue el enlace del partido oficial con los alcaldes, lo que le permitió acumular un interesante liderazgo y poder político dentro del partido. La misma Gloria, hábil operadora política de la UNE, hace algunas semanas renunció al partido y ahora inició una acción legal en su contra argumentando fraude ideológico, acción que pone un pero más para la inscripción del binomio Torres-Díaz Durán. Las alternativas para la UNE no son muchas. La disolución de la alianza con el partido GANA de Gustavo Alejos, podría ser la opción más viable, pero no olvidemos que son los hermanos Alejos importantes financistas de su campaña y poseen gran poder político dentro de la organización, por lo que disolver la alianza sería una decisión compleja de tomar.

De no llegar a ser inscrita son varias las consideraciones a tomar en cuenta. Al plantear un escenario sin Sandra todo el tablero electoral se altera. En primer lugar, nos encontraremos con un Otto Pérez sin el antagónico directo, el pensamiento maniqueo en el electorado podría mermar su fuerza y quienes ven en Sandra Torres la reencarnación del demonio podrían ahora respirar tranquilos y redirigir su intención de voto con un Eduardo Suger o un Harold Caballeros como posibles opciones. Recordemos que el voto de castigo o el voto en contra es un hábito en el electorado. Con un escenario así CREO y VIVA serían los grandes beneficiados pero ambos partidos son nuevos y más importante: carecen de una buena organización interna y poseen poca presencia en el interior. A eso hay que sumarle que sin un financiamiento que apuntale sus campañas poco lograrán estas opciones además de un posible segundo lugar sin tener seguro que logren un porcentaje suficiente para una segunda vuelta. Sin embargo, es casi imposible que el oficialismo sirva en bandeja de plata este escenario para los patriotas, es por ello que surge la idea de buscar entre las opciones un candidato que encaje con el perfil de Sandra y a quien la UNE pudiera apoyar en caso de no tener candidato.

Es muy inocente pensar que la UNE no se haya planteado un escenario donde su candidata no participe, era lógico que habrían muchos impedimentos para inscribir su candidatura y que habrían muchos sectores interesados en hacer hasta lo imposible porque no participara. Y otro razonamiento más pragmático: tanto dinero invertido tiene que estar bien asegurado y ahí es donde me viene a la mente en quién podría ser la carta bajo la manga en caso no les de tiempo de inscribir al binomio Torres – Díaz Durán. Si fuese alguien del partido habría que celebrar otra Asamblea con la desventaja del tiempo en contra, lo más viable sería seguir sin la GANA pero dentro del partido muchos descartan esta opción. La otra opción es voltear hacia atrás y asentar los ojos en otra figura con quién negociar.

El único candidato que ha crecido en intención de voto hasta en once puntos, según encuestas de diario El Periódico y Prensa Libre correspondiente a mayo y junio, ha sido Manuel Baldizón de Líder. Si hacemos memoria, el petenero entró al Congreso siendo miembro de la UNE, presidió la Comisión de Finanzas Públicas en 2007 y a partir de entonces emprendió una dinámica de clientelismo político lo suficientemente rentable para poder montar una vasta campaña en el presente. Cuenta con el apoyo de veinte diputados y posee la habilidad oratoria de un Alfonso Portillo mejorado y aumentado. Se presenta como un doctor en derecho y ha promovido en su discurso la aprobación de la pena de muerte y la ayuda al más desprotegido aunque poco ha hablado de las irregularidades con las que ha acumulado su fortuna en Petén. Además hasta el momento, no han anunciado oficialmente su binomio presidencial. Manuel Baldizón es el único candidato que tiene más denominadores en común con Sandra Torres y no sería de extrañar que en un momento dado el supuesto odio entre ellos sorpresivamente cambie y se de inicio a un idilio político muy conveniente para ambas agrupaciones, al final de cuentas Sandra y Manuel son frutos del mismo árbol. A estas alturas, quizás todo esto ya este pactado y el plan b para la UNE no sea una simple improvisación desesperada, sino una táctica previamente elaborada y diseñada.